Pastel de fresa

IMG_6731-2.PNG

Como no se puede apagar el mar he releído este fragmento del libro “Tokio Blues” de Haruki Murakami.

“-(…) Pero ahora busco la perfección. Por eso es tan difícil.

-¿Un amor perfecto?

-¡No, hombre! No pido tanto.Lo que quiero es simple egoísmo. Un egoísmo perfecto. Por ejemplo: te digo que quiero un pastel de fresa, y entonces tú lo dejas todo y vas a comprármelo. Vuelves jadeando y me lo ofreces. “Toma, Midori. Tu pastel de fresa”, me dices. Y te suelto: “¡Ya se me han quitado las ganas de comérmelo!”.Y lo arrojo por la ventana. Eso es lo que yo quiero.

-No creo que eso sea el amor -le dije con semblante atónito.

-Sí tiene que ver. Pero tú no lo sabes -replicó Midori-. Para las chicas, a veces esto tiene una gran importancia.

-¿Arrojar pasteles de fresa por la ventana?

-Sí. Y yo quiero que mi novio me diga lo siguiente: “Ha sido culpa mía. Tendría que haber supuesto que se te quitarían las ganas de comer pastel de fresa. Soy un estúpido, un insensible. Iré a comprarte otra cosa para que me perdones. ¿Qué te apetece? ¿Mousse de chocolate? ¿Tarta de queso?”.

-¿Y qué sucedería a continuación?

-Pues que yo a una persona que hiciera esto por mí la querría mucho.

-A mí me parece un desatino.

-Yo creo que el amor es eso. Pero nadie me comprende. -Midori sacudió la cabeza sobre mi hombro-. Para un cierto tipo de personas el amor surge con un pequeño detalle. Y, si no, no surge.

-Eres la primera chica que conozco que piensa así.”

Me siento cansada, de un cansancio maravilloso y sólo en el lado de los deseos, sólo en ese, que es el más grande y el más caprichoso.

Me enamoré de mi capitán porque tenía los ojos buenos. Porque tiene.
Llenos de secretos marinos. Con ese aspecto de quién pasa mucho tiempo al sol, al aire libre.

Antes encontraba esos hombres tan increíbles que les miraba y decía vaya, tiene los ojos como de un animal al acecho. Y entonces ya no podía desear nada sin hacerme daño. Y no había manera de escapar hasta que se desbarataba todo y cuando más me revelaba más me hería.

Ahora sucede que mi pasatiempo es desordenar las huellas en la arena, y que importa si total, mañana ya no quedará nada.

Aún así, he echo pastel de fresa.
Estoy deseando que lo tires por la borda.

IMG_6732.JPG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s