Moskito valiente

20131224-194830.jpg

Hace un año conocí al capitán del Moskito valiente, me lo presentó Elena cuando llegué de Indonesia y pasamos una noche en la yurta de Marcos en la sierra de aracena, Huelva.
Un año después aquí estoy, tumbada en la popa mirando el palmeras de Chichime, una isla en la bahía de Kuna Yala, Panamá.

Cosas del azar me han traído a bordo de este velero de 41 pies que surca las aguas cristalinas de este paraiso.

Hoy esta nublado, el alisio esta rugiendo fuerte clamando la mayor para soplarla y empujarnos en dirección a la siguiente isla.
Llevo 3 días salada, húmeda y sonriente.

Mi labor en el Moskito es variada, los kunas nos traen langostas y pulpos que matamos y cocinamos con más curiosidad que lástima.
El capitán y yo nos organizamos para anfitrionar a Armin y Katrin, nuestros clientes esta semana.

br />
20131224-195002.jpg

Les llevamos de una isla a otra y preparamos delicias del mar que ellos saborean maravillados en esta ubicación de postal, un sueño.

Yo me siento en la popa y friego los cacharros con agua del mar, los endulzo con una manguerita y los dejo secar para colocarlos con cuidado dentro de los armarios del barco.
Todo tiene su lugar y debe estar muy organizado y en orden para que no se mueva nada cuando estemos navegando.

Me doy golpes con todo y estoy llena de moratones, anoche casi pierdo el dingui por no saber nada de nudos e intercambio recetas con los vecinos de otros veleros que están todos tostados y felices de la vida en el mar.

Aquí todo va al agua, los restos orgánicos de la comida y del cuerpo y llevo varios días hablando con mi barriga a ver si le da la gana de liberarse en estas aguas, que no pasa nada! Te enganchas de la escalerilla y ahí todo para los peces, que irónicamente acabas comiéndote después…

Hoy Armin y Katrin están haciendo snorkel y escudriñando mantarayas mientas el capitán del Moskito y 2 capitanes de otros veleros (que aún no se el nombre) están arreglando el molinete que sube el ancla por que no funcionaba y andábamos recogiendo el ancla a peso los últimos días.

Anoche todos los tripulantes de los veleros fondeados en Chichime fuimos a la playa con cestas de picnic y platos variados.
Colocamos toda la comida en una mesa enorme y compartimos todas las delicias con un hambre de mar que vuelve toda la comida aún más exquisita.

Hay gente de Francia, Argentina, Brasil, España, Italia, EEUU, Panamá, Costa Rica y otras banderas que no conozco.
Hay niños y jóvenes y adultos y viejos y gente sin edad con esa cosa en los ojos de la vida en paz, y que contagioso es!
Supongo que se me irá poniendo cara de pirata aunque no tengo un espejo donde mirarme.

Muchos besos, grumetes!

<

20131224-195224.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s