Entonces…el fuego

20131121-144245.jpg

Suceden cosas extraordinarias, en ocasiones, por ejemplo, llegaba el invierno y contábamos historias en imágenes.
Me fuí con Albert a hacer una sesión de fotos al castillo de Arrecife, sin el fusil bajo el brazo, sin el pañuelo en la manga.
El hacía cosas maravillosas con el objetivo y yo simplemente le miraba hacer, y de ahi salió esto.
A veces vale la pena contar historias mirando lo más lejos posible y a un par de centímetros del centro del ego.
Desde la rabia o el dolor de andar remando por mantenerme a flote, hoy, al despertar:

el hombre que me acompaña me trajo el desayuno a la cama.

20131121-144923.jpg

De pie, en el umbral de este recorte viejo de periódico.
Me invento una nueva manera de abrir los ojos a las debilidades, hoy tengo ganas de seguir haciendo. Lo que sea, cualquier cosa que tenga alma. La incomparable ventaja de reestablecerse al fuego de una chimenea es que la llama se te queda dentro y es un maravilloso descubrimiento. Que es una llama viva y que, en mi opinión, es elegante y pura y tiene la fragilidad de las cosas a las que cuidas sin esfuerzo.
paz y abrazos
feliz invierno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s